Home Nacional Protocolo que deberá seguir Trump durante su encuentro con la reina Isabel II
Protocolo que deberá seguir Trump durante su encuentro con la reina Isabel II

Protocolo que deberá seguir Trump durante su encuentro con la reina Isabel II

0

visita

A pesar de su reputación de incurrir en conductas poco tradicionales, el presidente estadounidense Donald Trump tendrá que respetar las normas y apegarse a un estricto protocolo durante su inminente encuentro con la reina de Inglaterra, Isabel II.

Donald Trump y la primera dama Melania Trump llegaron hoy al Castillo de Windsor para tomar el té con la monarca. El hecho de que la reina, de 92 años, es una de las mujeres más admiradas del mundo, y la imponente circunstancia de encontrarse en un castillo, probablemente atenuarán los impulsos iconoclastas del mandatario, dicen expertos.

La regla número uno: Nada de expresiones de afecto hacia la reina, como por ejemplo besos o abrazos.

Además, Trump deberá esperar a que la reina ofrezca su mano, y solo entonces podrá estrecharla delicadamente y continuar la conversación. Y lo mismo va con la señora Trump.

Ni el presidente ni la primera dama tendrán que inclinarse en gesto de reverencia hacia la reina Isabel II, dijo Hugo Vickers, autor de varios libros sobre la realeza británica.

“Eso no es obligatorio para un jefe de estado o para la esposa de un jefe de estado”, comentó Vickers. “Trump no deberá intentar besarla, y no me imagino ni por un momento que lo hará”.

Vickers vaticinó que todo saldrá bien en la visita, a pesar de las numerosas controversias que rodean a Trump. Opinó que la reina probablemente tiene sus opiniones sobre el mandatario, pero no las expresará, porque solo lo hace con sus familiares más cercanos.

Trump, además, deberá respetar el protocolo sobre cómo dirigirse a la reina. Deberá llamarla “Su Majestad” la primera vez y “Señora” en adelante.

Sin embargo, las reglas a veces no se cumplen. La reina no pareció molestarse cuando el presidente sudafricano Nelson Mandela la llamó “Elizabeth”, ni cuando Michelle Obama le sujetó el hombro brevemente.

La reina es conocida por mantenerse impertérrita ante las más inesperadas circunstancias. Nunca se la ha visto enojada en público y la única vez en que se le ve jubilosa es cuando uno de sus caballos gana una carrera o cuiando ve una vaca, uno de sus animales favoritos.

Por ejemplo, ella no se inmutó cuando en 1991, debido a un desliz de planificación, se le vio apenas el sombrero cuando pronunció un discurso en Washington acompañada del entonces presidente George H.W. Bush. Resulta que el podio había sido ajustado para el alto presidente y no fue modificado para la monarca de menor estatura.

A la reina no le gusta la vestimenta reveladora, por lo que Trump lleva un atuendo más bien modesto..

Hay ciertas tradiciones que sí son más obligatorias: No se le da la espalda a la reina ni se le toma fotos. Pero ya no existe la manera “apropiada” de sujetar la taza de té.

El evento será un tanto más relajado que un banquete o un almuerzo oficial, advirtió Joe Little, editor de la revista Majesty.

Sin embargo, un consejo para los Trump: Si no les gustan los perros, finjan que sí, al menos por una hora.

Con Información de El Universal

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 2 =