Home Opinión Lee “La piedra con el coyol” en la Columna Ensalada de grillos

Lee “La piedra con el coyol” en la Columna Ensalada de grillos

0

Ensalada de grillos / Ciro Castillo

La piedra con el coyol…

El choque de trenes de ayer, entre el magnate mexicano, Carlos Slim y el aspirante presidencial, Andrés Manuel López Obrador, pareció aquel dicho chiapaneco que dice: “Se topó la piedra con el coyol”.

Aunque cabría la posibilidad de “un guiño” entre ambos personajes, porque ya trabajaron juntos en la Ciudad de México, el empresario pareció dar un “manazo” respecto al tema del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

El candidato presidencial se ha empeñado en rechazar esta obra porque, según su punto de vista, sería un derroche de dinero y ha propuesto alternativas que, según expertos, resultan inviables.

La posición, un tanto radical, le ha valido muchas críticas, principalmente de la iniciativa privada, quien le sigue viendo como un personaje que generaría incertidumbre en caso de ganar la Presidencia de la República. Sus adversarios políticos también han aprovechado para llevar agua a su molino.

Muchos habían opinado sobre el tema; sin embargo, no lo había hecho un empresario del peso económico de Carlos Slim, quien pocas veces suele convocar a los medios de comunicación para una rueda de prensa. Más de 200 periodistas acudieron ayer el encuentro.

SI ASÍ VA SER LA COSA, TENGO MIEDO: SLIM

Aunque no hubo un ataque directo al aspirante presidencial, Carlos Slim expresó que, de ser así la forma en que se tomarán las decisiones por parte de López Obrador, en caso de que este ganara Los Pinos, entonces sí le preocupa y sí tiene miedo.

“Me daría miedo que el próximo gobierno tome decisiones sin contemplar todos los factores”, expresó el empresario, quien tiene intereses en la nueva construcción, manzana de la discordia.

“En mi vida he visto un proyecto que pueda tener tanto impacto económico en un área como lo es el Nuevo Aeropuerto. Es un gran detonador, sólo lo puedo comparar con el Canal de Panamá”, dijo, quien después de sus afirmaciones fue acusado por López Obrador de haber sido enviado por el presidente, Enrique Peña Nieto.

“No espero convencer ahorita a López Obrador sobre el Nuevo Aeropuerto; él ahorita es candidato…

Suspender el NAIM es suspender el crecimiento del país, yo veo tantas cosas buenas (en el proyecto). Ahora que si hay problemas de deshonestidad, pues que se castigue”, manifestó.

“La discusión no debe ser si cuesta más o menos uno que otro; no es un coche que se está comprando. No es la inversión que se va a hacer, sino qué efecto va a tener la inversión”, expresó Slim, quien recordó que se estima que la obra detonará 60 mil millones de pesos en sueldos y salarios, además de 120 mil millones de pesos en compra de insumos.

LA REACCIÓN DE OBRADOR

La reacción de López Obrador no podía esperar. Cuando le preguntaron su punto de vista, enseguida recurrió a la teoría del “complot”, pues dijo que “el Ingeniero Slim” está haciendo utilizado para dañar su candidatura.

“Lo están utilizando para tratar de contrarrestar el avance de nuestro movimiento, pero no les va a funcionar. La gente ya decidió que no va haber corrupción en México y ya decidió acabar con el bandidaje oficial. Seguramente le pidieron que saliera a dar esa conferencia, seguramente Peña Nieto o Carlos Salinas, pero no me preocupa mucho, no tengo pleito con él ni con nadie y es amor y paz”, dijo, aunque pareció enviar un guiño o una salida al problema.

Expresó que si Carlos Slim “… lo hace con su dinero se le puede dar la concesión, si él considera que es buen negocio que lo constituya con su dinero y se le da la concesión.”

Aunque Andrés Manuel tuvo una rápida reacción a estas declaraciones, sin duda los dichos del magnate mexicano son un “manazo” con guante blanco a la nariz del tabasqueño, quien podría estar otra vez, en la antesala de dejarse llevar por el hígado y soltar de más la lengua, aunque, claro, ayer pareció que se topó la piedra con el coyol…

CHAMULAS EN EL HARTAZGO

Otra topada de la piedra con el coyol parece estar ocurriendo entre los indígenas chamulas y la dirigencia del PRI, encabezada por Julián Nazar Morales, quien solo ve por sus intereses y sus bolsillos.

A los indígenas se les conoce por radicales e intolerantes, y no les han gustado nada las imposiciones recientes. Dijeron que si quieren que corra sangre, sangre correrá. Una advertencia que no habría que echar en saco roto…

Síganos en:

www.noticiasnvi.com

Escríbanos a:

cirocastillo@hotmail.com

En Facebook:

https://www.facebook.com/enTIEMPOREALmx/

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − seis =