Home Nacional El INE define formato y moderadores para debate presidencial; se inconforman representantes de candidatos
El INE define formato y moderadores para debate presidencial; se inconforman representantes de candidatos

El INE define formato y moderadores para debate presidencial; se inconforman representantes de candidatos

0

loren-702x468

CIUDAD DE MÉXICO.- La conductora estelar de Televisa, Denise Maerker, así como la presentadora de Milenio, Azucena Uresti, y Sergio Sarmiento, de TV Azteca, fueron los elegidos del Instituto Nacional Electoral (INE) para moderar el primero de los tres debates entre los candidatos a la Presidencia de la República.

Así lo confirmó anoche el Consejo General de dicho instituto, luego de aprobar por unanimidad el formato, reglas de moderación y de producción del debate, en el que los moderadores tendrán una participación inéditamente “activa”, con un protagonismo que inconformó a los representantes de los contendientes.

Como se había difundido con anterioridad, el encuentro tendrá lugar a las ocho de la noche del domingo 22 de abril, en el Palacio de Minería de la capital del país.

Los moderadores, según el INE, tendrán la libertad de cuestionar e interpelar a los contendientes, a lo que sumarán preguntas ciudadanas definidas por encuestas.

A lo largo de una hora con 54 minutos, según el formato definido, la discusión se fragmentará en cuatro bloques, durante los que se abordarán los temas de seguridad, corrupción e impunidad, gobierno y finalmente democracia y grupos vulnerables.

A su vez, cada uno de los cuatro bloques se dividirá en dos:

Durante la primera parte de cada segmento, los moderadores cuestionarán a los candidatos –con la posibilidad de repreguntar-, y estos tendrán dos minutos y medio para responder, dejando un espacio de hasta cuatro minutos para réplicas de los otros candidatos. A los moderadores se les entregará una serie de encuestas y estudios para respaldar sus participaciones.

En la segunda mitad, cada aspirante formulará un planteamiento sobre el tema en turno durante un minuto, con la posibilidad de ser refutado por sus oponentes hasta por dos minutos, lo que se repetirá en una segunda ronda.

El consejero Benito Nacif presentó la propuesta resaltando una modernización de los debates presidenciables que en 24 años no habían tenido variaciones sustanciales en el formato.

“Esto responde a un reclamo que se ha mantenido constante entre los ciudadanos: que (los debates) eran rígidos y que su estructura era más parecida a una concatenación de largos spots y no tanto de confrontación de ideas para que los ciudadanos puedan informarse”, dijo, al asegurar que la versión presentada abonará a que el electorado emita un voto razonado e informado.

Defendió la participación de los moderadores: “Todos recordamos los debates con largos monólogos, con episodios breves de contraste. Creemos que el debate debe ser entre candidatos, por supuesto, pero también que hay que apostar por moderadores que faciliten y promuevan activamente la discusión”.

Sin embargo, los representantes partidistas se inconformaron:

La diputada Mariana Benítez, representante del PRI, expresó su preocupación: “Nos preocupa el modelo de entrevista de los moderadores, en lugar de priorizar el intercambio entre los candidatos. Los candidatos van a pasar más tiempo en interacción con los moderadores (14 minutos), que el tiempo que tendrán de debate entre ellos (9 minutos)”.

Solicitó reconsiderar el formato para los dos siguientes debates: “Para los siguientes, (proponemos) priorizar la participación de los candidatos. La gente quiere ver a los candidatos debatiendo y no contestando preguntas. Queremos que los protagonistas sean los candidatos”, terminó diciendo, en lo que previamente coincidieron los representantes de todos los aspirantes.

Eduardo Aguilar, representante del PAN ante el INE, agregó: “Una cosa es que los moderadores repregunten y otra incentiven las interrupciones, como se plantea desde el proyecto. Un debate activo lo propician los debatientes, no los moderadores”.

Jaime Miguel Castañeda, representante de Morena, y Fernanda Caso, representante de Margarita Zavala, llamaron enfáticamente a garantizar los principios de imparcialidad, equidad y certeza.

“Qué no sea un show donde el protagonismo no sea el de las ideas”, lanzó Castañeda.

El presidente del INE, Lorenzo Córdova, atendiendo las inquietudes de los representantes partidistas, se manifestó por platicar con los moderadores para que no adquieran un protagonismo que pueda sesgar la discusión:

“Muchos me manifestaron sus preocupaciones respecto al papel de los moderadores, que se conviertan en protagonistas de los debates o en los interlocutores de los contendientes. Necesitamos mucha conversación con ellos, porque su verticalidad será fundamental para que no sean un mero dador de palabra, pero tampoco en protagonistas”, dijo.

Finalmente se anunciaron las siguientes variantes para el segundo y tercer debate: en el segundo, a realizarse el 20 de mayo en la ciudad de Tijuana, habrá un grupo de ciudadanos como público que podrá cuestionar a los candidatos, mientras que en el tercer debate, pactado para el 12 de junio en la ciudad de Mérida, la participación ciudadana se dará a través de redes sociales.

Con Información de Proceso

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 2 =