Home Opinión Lee “UN JAGUAR QUE CAMBIO DE PIEL” en la Columna Café Avenida

Lee “UN JAGUAR QUE CAMBIO DE PIEL” en la Columna Café Avenida

0

Café Avenida / Gabriela Figueroa Díaz

UN JAGUAR QUE CAMBIO DE PIEL.

Hace unos días escuche una entrevista que le hicieron al Jaguar Negro, bueno ahora Jaguar Moreno quien tan jovial como siempre argumento el cómo ha sido todo este proceso y definición de su candidatura al Senado, su ingreso a Morena y los pasos que ha tenido que dar para legitimar una candidatura por otro partido distinto al suyo, enfatizando siempre que él esta con Andrés Manuel López Obrador, porque él ve como su casa a Chiapas y él tiene a diferencia de los demás candidatos presidenciales muy claro que es lo que se necesita el estado.

“El carisma del Jaguar Negro está avasallando en Morena, no importando su linaje verde, él brilla con luz propia”

Su primera coincidencia con Andrés Manuel López Obrador se da en el año 2001 cuando Eduardo Ramírez, estuvo en el PRD y jugaba para síndico con Rafael Ruiz Morales primer presidente municipal en Comitán de alternancia, para luego ser candidato a la presidencia municipal por el verde y el PRD donde siempre hubo una empatía siempre por la izquierda.

En su dicho comenta: “Coincido con Morena porque he vivido de la problemática magisterial primero en el 2013 luego en el 2016 donde fueron Huelgas muy largas donde se rebaso todo lo esperado, se pugnaba por la reforma educativa pero no violentar los derechos laborales de los maestros y maestras que habían conquistado en su momento de manera histórica, recordando que en su momento la coordinadora tienes sus orígenes acá en Chiapas, aquí nació y creo que de seguir en esa política pública va a llevar a Chiapas y al sureste mexicano a vivir estrangulado en su gobernabilidad, estrangulado en su economía y sobre todo se rompe un gran tejido social, por eso coincido con Andrés Manuel, yo creo que no hay que darle para atrás a la reforma pero si garantizar la seguridad laboral, es tan sencillo se puede hacer a través de una consulta pública para que las leyes que se emanen no perjudiquen la seguridad laboral de los maestros. Por lo que daré una batalla importante desde el poder legislativo y tratare de acercarme a las bases no solo del magisterio, si no de los temas que adolecen en Chiapas y podemos contribuir a la solución.”

Todos pudiéramos pensar que el hijo prodigo hubiera podido haber hecho muchas cosas desde donde estaba, ya que tuvo lugar preferencial en esta administración, pero hay que reconocer que Eduardo Ramírez Aguilar es una gente proveniente del esfuerzo y como político supo jugar bien sus cartas para no quedarse fuera del actual proceso electoral, agarrándose con uñas y dientes para que no fuera desechado como se pretendía, él no es un mal elemento, pero ante el exceso de intereses ajenos tuvo que sufrir los embates que ahora le dejaron ir por una Senaduría desde donde defenderá los intereses de los Chiapanecos.

Sin lugar a duda Lalo Ramírez, a pesar de ser abucheado por algunos, también se erige como una buena propuesta ante un candidato a gobernador tan opaco y también por obvias razones de una militancia harta y conflictuada con su líder nacional ante tanta imposición que lo ha llevado a resurgir de entre las cenizas a fin de llevar su proyecto personal.

Por eso habrá que escuchar sus propuestas, aunque otros candidatos le llevan ventaja, no hay que sonar repetitivo, dichas son bajadas de la nacional sobre todo de la línea que ahora sigue, pero como conocedor no debe dejarse llevar y aportar toda su experiencia al nuevo proyecto pro-Chiapas.

Finalmente: “Un Chiapas limpio es un Chiapas productivo, por ello es importante atender los problemas ambientales, si no cuidamos hoy nuestro medio ambiente, mañana no existirán oportunidades productivas para nuestros hijos”, lo dijo Luis Armando Melgar Bravo. Recuerde No es Nada Personal. Envíenos sus comentarios a CAFETOMANA2014@outlook.com

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + quince =