Home Opinión Lee “¡Qué necia!” en la Columna La Feria

Lee “¡Qué necia!” en la Columna La Feria

0

 

La Feria / Sr. López

¡Qué necia!

Contaba la abuela Elena que allá en el Autlán de mediados del siglo XIX, no se estilaba cortejo ni noviazgo: los papás con hijo en edad de contribuir a la preservación de la especie, iban a la casa donde hubiera núbiles y candorosas jovencitas, el chamaco mostraba de alguna manera cuál le gustaba y ¡listo!, el siguiente domingo en la iglesia se formalizaba el lícito intercambio de fluidos corporales. Cuando se casó la bisabuela (mamá de doña Elena), fue una sorpresa que remeció a Autlán entero porque ella y sus papás, estaban seguros que el doncel iba a escoger a su hermana, que era un mujerón de reventarle la caldera a una locomotora… y ¡zaz!, el chamaco prefirió a la no tan agraciada. Como estaría la cosa que el cura (que no era ciego), ya con ellos frente al altar, le susurró al novio que si estaba seguro, que estaba a tiempo… nada. Y ese fue el bisabuelo Esteban, que tuvo catorce hijitos. Y la guapa de sacarle resina a los postes del telégrafo, de a poquitos y sin darse cuenta, se fue quedando y murió señorita (no era cierto, decía la abuela). Igual: sorpresas te da la vida.

Antenoche, y contra su instinto de sobrevivencia, este López se despachó completo un programa de Televisa en el que se analizó el segundo debate presidencial. Comentócratas de postín nos dijeron lo que vimos a los espectadores (debe haber habido otro despistado aparte de este menda), y aseguraron a capela que Meade no tiene ninguna posibilidad de remontar las encuestas… ¡aaah! o sea: los señores creen en las encuestas. Muy bien… el que se lleva se aguanta:

Elecciones del 2017 en Francia: las encuestas daban el 23.87% de intención de voto a favor de Emmanuel Macron; ganó con el 66.10%

Elecciones del 4 de febrero de este año en Costa Rica. El favorito en las encuestas era Juan Diego Castro, con 13% de ventaja. También según las encuestas, un tal Fabricio Alvarado Muñoz, tenía un escuálido 7.9% de intención de voto y al final, con un raquítico 5.53% estaba Carlos Alvarado Quesada en las preferencias. Resultado de las elecciones: ganó el último, que brincó del 5.53 al 21.66% en la primera vuelta y en la segunda subió al 60.59% (para que nos anden diciendo que es insalvable la distancia entre el Pejesús y Meade)… y el “favorito en las encuestas quedó en quinto lugar. Arde.

¿Sigue creyendo en las encuestas?… bueno, porque usted lo pidió:

En las elecciones de Colombia (26 de mayo de 2002), el candidato que aparecía en las encuestas como imbatible, era Horacio Serpa, con el 41.2% y muy abajo andaba un tal Álvaro Uribe Vélez, que apenas arañaba el 23.9% de preferencia electoral… y ganó, y ganó con el 53.04% de los votos (brinquito de 29.14%, ahí nomás para el calor).

Un caso más reciente: la campaña para las elecciones del 19 de octubre de 2015 en Canadá, empezó con el partido de Justin Trudeau en último lugar de las encuestas, que ponían como candidato favorito a un tal Tom Mulcair… bueno, usted sabe que ganó Trudeau, pero a lo mejor no recuerda que obtuvo el 40% de los votos. Y se abanica con las encuestas que lo ponían a la cola (por cierto, el Mulcair quedó en tercer lugar).

¿No se rinde?… ¿el Pejesús es inmune a la kriptonita?…. mire lo que pasó en Chile en las elecciones del 19 de noviembre de 2017: las ganó Sebastián Piñera al frente de una coalición que en México hubiera tenido otro nombre pero allá le pusieron Chile Vamos. Las últimas encuestas de Criteria Research daban por ganadora a Beatriz Sánchez con el 74% de los votos y ponían en segundo lugar a Sebastián Piñera, con el 64% (y un promedio del 44% a lo largo de la campaña). Ganó Piñera, con el 36.64% de los sufragios (mucho muy debajo de la cifra de los demoscópicos); y la doñita Sánchez quedó en tercer lugar con el 20.27%

Y no es cosa de que en Latinoamérica sean unos burros los que hacen encuestas, que a Trump lo dieron por perdido todas las empresas dedicadas a las adivinanzas, en la Gran Bretaña, apostaron que ganaba la permanencia en la Unión Europea y tampoco les salió y la pifia campeona en la historia también es en los EUA, cuando la elección de Harry Truman (en 1948):

Truman sustituyó a Franklin Delano Roosevelt, cuando murió en 1945, después de ganar cuatro veces la elección (caso único en ese país, y razón por la que se limitó a una sola reelección el chistecito, que ganó casi moribundo). Así que Truman muy bien, no caía y encima tenía fama de frío, alejado del pueblo y jugador de póquer (sí era, las tres cosas). Bueno, pues se presentó a las elecciones de 1948 para su segundo mandato, contra Thomas Dewey, un republicano más popular que la Coca Cola, más querido que un billete premiado del Melate, muy famoso fiscal y gobernador del estado de Nueva York, respetadísimo por ser el que le plantó cara a la mafia y metió al bote a  Lucky Luciano.

Los más prestigiados encuestadores de la época (Elmo Roper, George Gallup y Archibald Crossley), daban una ventaja de al menos 10% a Dewey sobre Truman, a quien, encima y para acabarla de amolar lo odiaba la prensa (fue impía la periodiquiza que le pusieron). Los encuestadores dejaron de publicar encuestas porque “no había cantidad de electores que pudieran cambiar la tendencia”. Estaba la cosa tan clara que los periódicos se imprimieron la noche anterior -sin esperar el resultado del conteo de votos-, y con el 49.55%…  ganó Truman.

En los EUA se especializan en meter la pata las encuestadoras. Se equivocaron con Nixon- McGovern, con Reagan- Carter; a Obama, no pocos lo daban por perdido en 2009 y la señora Clinton salía ganadora sobre el tal Trump en todas las encuestas… y ya ve.

El moño de este asunto en México (quien sabe si en otros países también), es que no todas pero no pocas de las encuestadoras tenochcas, venden sus resultados (la encuesta es del que la paga); y ayer, después que la CNN destapó que sí hay una operación cibernética desde Rusia y Ucrania para inducir mediante “bots”, la idea de que don Pejelectoral es invencible… pues, peor. Pero, ¡ay!, la realidad… ¡qué necia!

Truman sustituyó a Franklin Delano Roosevelt, cuando murió en 1945, después de ganar cuatro veces la elección (caso único en ese país, y razón por la que se limitó a una sola reelección el chistecito, que ganó casi moribundo).

PIE DE FOTO:

En la imagen a Harry Truman mostrando el periódico que anunció su derrota presidencial

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =