Home Opinión Lee “Matar tigres” en la Columna La Feria

Lee “Matar tigres” en la Columna La Feria

0

La Feria / Sr. López

Matar tigres

Tío Gaspar, casado con una prima hermana de la abuela Virgen (la de los siete embarazos), fue una leyenda en la familia, dado su raro oficio de entrenar animales para circo. Tuvo algunos grandes éxitos: sensación causó con una pareja de perritos franceses a los que enseñó a bailar danzón y con  cinco cotorras que cantaban “La Patita” de Cri-Crí. Ya retirado vivió unos años recorriendo cantinas con un grillo que tocaba el piano, con una pollita de vestido largo y muy escotado que cantaba canciones de Lara, aunque la verdad es que cantaba él (era ventrílocuo, Viteri “dixit”). Lo que nadie olvidaba del tío fue lo que respondió a un Alcalde que le propuso entrar a su Cabildo: -“A eso yo no le entro, con animales hago lo que quiera, pero de la misma especie”.

Ayer por la mañana hubo algo parecido a un debate entre los presidentes nacionales del PRI, el PRD y Morena. Por el tricolor se presentó Ochoa Reza, al que alguna persona caritativa le debe aconsejar cambie de oficio: hasta cuando dice la verdad parece que está mintiendo; por el PRD, Manuel Granados, sustituto de Alejandra Barrales (que se fue de candidata a Jefa de Gobierno de la ciudad en que se ve lo que se respira, capital del país); y la señora presidenta nacional de Morena, sustituta del Pejehová, doña Yeidckol Polevnsky (de nombre original Citlali Ibáñez Camacho -la de las cuatro actas de nacimiento diferentes, aunque parece que ya legalizó su actual nombre-, nacida el 25 de enero de 1958 y no en 1964, como dice su credencial del INE). El referí y animador fue el cada vez menos grato Loret.

Quedaron claras varias cosas; la más destacada, la penuria intelectual y política de los dirigentes de los tres más importantes partidos de México. Una discusión entre niños de quinto de Primaria tiene más sustancia. Todo fueron ataques de todos contra todos. Propuestas: cero.

La encuesta de Mitofsky del 12 de diciembre pasado, consigna: el C.Anaya y adláteres, 23.1%; el Pejesús en segundo lugar, con el 22.6% y Meade en tercero con el 21.4%. O sea, si por primera vez en la historia nacional, los encuestados respondieron en serio y sin chacoteos, tomando en cuenta la variación porcentual promedio, que falta lo mero bueno de las campañas y el uso del saco completo de mañas, todavía no hay nada para nadie.

Ganará muy probablemente el que tenga más “estructura” (gente), para cuidar casillas (el PRI); el que tenga más experiencia moviendo electores a la hora de la verdad (el PRI); el que no tenga limitaciones económicas (todo eso cuesta un dineral), o sea, otra vez, el PRI. No va a salir a votar el cien por ciento de los electores, con el promedio del 60% que sí votan, el tricolor sabe que es más que posible hospedar seis años a don Meade en Los Pinos. Sí.

Encima, el Pejeremías sigue con las puntadas. Ayer duplicó la pensión a adultos mayores, anunció que le va a quitar la pensión a los expresidentes y la venta de la flotilla aérea del Poder Ejecutivo (o sea: ya con eso se sanean las finanzas públicas), y el avión presidencial se lo va a ofrecer a don Trump (ha de creer el Pejecutivo que puede disponer de los bienes de la nación como propios, no hay ley de enajenación ni nada, él levanta el teléfono y le vende un jet de segunda mano a Trump, fácil). Si suma usted las ocurrencias del Pejehová, da para pensar que no quiere ganar… o que piensa ejercer el poder como si no hubiera leyes, Poder Legislativo ni nada: solo su dedito.

Saber cómo gobernaría don Pejesús el país en caso de ganar, es jugar a las adivinanzas, por lo que sirve de algo recordar cómo gobernó la capital del país: sí se redujeron los homicidios dolosos (según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública), de 9.01 por cada cien mil habitantes, a 7.77 (así como que un remanso de paz, tampoco); los secuestros bajaron el 0.5 por cada cien mil tenochcas capitalinos (pero igual le hicieron la mega Marcha Blanca, porque muchos secuestros ni se denuncian); la extorsión subió un 129% de 2.27 a 5.22 casos (por cada 100 mil, ya sabe).

Por otro lado, las cifras del Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados de la Secretaría de Economía, consigna que en la Ciudad de la Esperanza, la inversión extranjera salió corriendo: bajó de 10,211 millones de dólares en su primer año, a 6,239 en el año que aventó el arpa para irse en pos de la presidencia (39% menos, lo que es una barbaridad). La deuda pública de la capital la creció un 26% (de 32,788 a 41,439 millones de pesos). El desempleo se le salió de control: subió el 43% (del 3.9% al 5.6% de gente sin trabajo). Bajó la pobreza alimentaria de los chilangos el 0.40% (de 5.8% a 5.4%). La pobreza patrimonial, tenochcas a los que todos sus ingresos no les alcanzan para lo más indispensable (alimentación, salud, vestido, vivienda, transporte y educación), esa sí se le subió del 28% al 31.8%.

Claro que esos resultados que tiran a mediocre, se aceptan a cambio de tener (ahora sí), un gobierno honesto (que su lema era “Honestidad Valiente”). Pero con la pena, parece que eso tampoco nos ofrece el Pejehová redentor de todos nosotros, a menos que nos explique la red de empresas cuyos  socios son miembros de Austeridad Republicana y Honestidad Valiente, que desde 2007 obtienen contratos del gobierno capitalino a dedo (o licitaciones por invitación a ellas nada más), como SAD Desarrollo y Transparencia, AFK Comunicación Creativa y AAR consultores de Negocios, vinculadas al Pejesús y a su operador financiero Octavio Romero Oropeza (exoficial Mayor del D.F.), beneficiadas por el gobierno del entonces D.F. con contratos por más de 100 millones de pesos (escándalo destapado por El Universal).

Pero ya sabemos: en caso de necesidad, el Pejeremías clamará que su plumaje no es de esos, que él no se embarra. Está bien.

Gobernar es difícil y más si se considera la pasta humana, pero no para el Peje, él gana todas, es de los que matan tigres platicando: se acerca uno, apunta, dispara y ya.

Sí, es muy fácil matar tigres.

La encuesta de Mitofsky del 12 de diciembre pasado, consigna: el C. Anaya y adláteres, 23.1%; el Pejesús en segundo lugar, con el 22.6% y Meade en tercero con el 21.4%. O sea, si por primera vez en la historia nacional, los encuestados respondieron en serio y sin chacoteos…

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 5 =