Home Opinión Lee “CUANDO NOS QUEDAN A DEBER” en la Columna Carrereando la Chuleta

Lee “CUANDO NOS QUEDAN A DEBER” en la Columna Carrereando la Chuleta

0

Carrereando la Chuleta / Ronay González

CUANDO NOS QUEDAN A DEBER

Qué bueno que hubo un debate entre los candidatos a la gubernatura de Chiapas; qué malo que se hagan a medias. Nos quedaron a deber en organización, en cómo llevarlo a cabo, en transmisión, y de remate hubo partidos de futbol que distrajeron este ejercicio que debía ser de lo más importante en las campañas.

De por sí no había mucho interés, pero tampoco es todo culpa de la población, porque después de escucharlos, no es que haya mucho qué rescatar, nos encontramos con lo mismo de siempre, ataques, sueños, pero acaso alguno dijo los ¿cómos? No hubo nada nuevo, llevar a Chiapas al primer mundo, que de repente aparezcan miles de oportunidades, de empleos, que seamos el número uno en el turismo mundial, en el campo, bla, bla, bla, pero cómo señores, cómo.

Creo que debería haber un espacio en específico para balconearse los unos a los otros, porque eso de que entre los temas se saquen sus chones rotos al sol, distrae de las ideas principales, se les tendrían que brindar sus cinco minutos al final para que se acaben entre ellos, pero hasta ahí, porque si bien nos sirve saber que uno de los candidatos se la pasaba durmiendo en San Lázaro, o que el otro mientras fue funcionario de la presente administración no le molestaba lo que ahí sucede y ahora resulta que quiere cambiar todo eso, o un tercero que simplemente navegó y navegó sin meterse en mayores complicaciones; del independiente, pues no es que vaya a cambiar nada, insisto, sirve, pero no debería ser el corazón del debate mismo.

Tenemos en el atraso algo así como toda la vida ¿Por qué no hay sinceridad? Seguimos siendo el referente en pobreza, en baja calidad educativa y de salud, deficiencias de todo tipo ¿por qué no aceptar esa realidad? Porque no partir de ahí y aceptar que ninguno tiene una varita mágica para que en seis años todo sea una maravilla.

Por otro lado ¿quién diseñó las preguntas? ¿Era realmente lo que queríamos saber los chiapanecos? Yo creo que no, se fueron más por el lado del chisme, haciendo creo yo un ruido innecesario, por qué preguntar acerca de la relación con el gobernador, dando a entender que eso es importante, que eso va a tener influencia en las elecciones, que es más decisiva esa posición que las ideas mismas, hay que tener cuidado con ello porque son una verdad peligrosa, y entonces ya da lo mismo lo que contesten, lo grave es que existan.

Los pocos cuestionamientos interesantes en realidad quedaron sin contestarse, todos sacaron diez en evasión, fueron los maestros de cómo hacerse a un lado, así no sirve, nos dejaron exactamente igual después de escucharlos, si yo fuera de los miles de indecisos, la única respuesta después del debate sería: sigo igual o peor, porque si mi corazoncito tenía la idea de hacerse hacia alguno de los lados, nomás quedé convencido de que ninguno de ellos garantiza lo que el Estado necesita.

Nuevamente, qué bueno que hubo un intento, que malo que fue eso, un intento y nada más. Era la oportunidad que teníamos de escuchar un plan de gobierno, que los candidatos nos explicaran con bolitas y palitos el paso a paso de cómo sacar a Chiapas de los últimos lugares en todo, ojo, nunca dije cómo lo van a hacer el Estado más importante del país, no nos engañemos a nosotros mismos, es como si usted tiene que bajar 20 kilos de sobre peso y viene y me dice que para mañana ya bajó 30, no hay forma, otra cosa sería si me cuenta su plan mensual para que en un año logre su peso ideal, eso sí es creíble y realizable.

Así las cosas con un debate en el que lo más rescatable seguramente serán los memes porque nada cambió, los que iban a votar por Albores no cambiaron de opinión, los de Josean tampoco, lo de Rutilio menos ni los de Don Jesús (¿tendrá?), y los indecisos ahora están asustados mientras que la sombra de la abstención sigue haciendo de las suyas. No hay ganadores aquí, en realidad, perdimos todos.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =